Noche Berlinesa II y noche Hamburguesa

Noche Berlinesa II y noche Hamburguesa

Con el cambio de tiempo y de horario, ahora que amanece mas temprano, hace calor, y anochece mas tarde, las costumbres nocturnas han cambiado. Ahora, empiezan a popularizarse las terrazas al pie del rio o de algun canal, siempre que la lluvia lo permitan son muy apetecibles. En mi barrio, por ejemplo, hay muchos pub que, aunque sin rio ni canales, sacan las mesas a la calle y se esta igual de bien. Muchas son las noches que bajo con Marcos y Laura, que viven también por aqui, a tomar una cerveza o un cocktail en alguno de ellos, por Torstrasse o Kastanienalleee, muy baratos y variados. Aun así, los clasicos sitios que conocemos de todo el año también siguen siendo sitios habituales. Los martes, por ejemplo, hay fiestas en Raw Temple, el local de la antigua Cassiopeia, en la zona de antiguas naves ferroviarias de Warschauerstrasse. Nunca me llamo la atención especialmente. Los miercoles se puede ir al Mittwoch (miercoles en alemán), una extraña y muy berlinesa “discoteca” pseudoclandestina instalada en los bajos abandonados y medio en obras de un edificio. Solo abre los miercoles, y para entrar te piden una contraseña que envian por e-mail si te apuntas a una lista disponible en el interior del local. Un metodo un poco paradogico que le da un peculiar toque al local, cada vez mas frecuentado por españoles, que ha ha hecho que lo explotaramos mucho estos meses. El local tipico para los jueves es el Sage Club, pero solo los jueves, los fines de semana se tranforma en un extraño lugar llamado Kit Kat Club donde una vez me denegaron la entrada por no ir con chicas. A saber lo que habría dentro. El sitio también es muy berlines, la puerta se encuentra en el primer vestibulo de la estacion de Henrich-Heine-Strasse. Dentro, aunque es una discoteca mas corriente, tambien hay algun que otro extraño “adorno” en alguna de las salas. Los fines de semana ya son algo mas abiertos. Puede haber fiesta en casa de alguien, alguna fiesta erasmus o simplemente algun plan improvisado para acabar en los sitios de siempre, aunque todavia me quedan muchos por descubirir: Weekend, Watergate, Panorama… Entre tanta discoteca berlinesa, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, tomamos como escusa de que el Atletico de Madrid jugara la final de la UEFA y el festivo del día siguiente, para salir una noche en Hamburg. Muchos se fueron en autobus, cosa que odio, pero Belen propuso alquilar un coche y alla fuimos ella, yo, Cate y Blanca. Llegamos tarde para ver el partido, en un sitio muy cutre, un currywurst junto al estadio, pero realmente me importaba poco. Al finalizar el encuentro, con victoria española, nos transladamos a la zona de marcha, Reeperbahnstrasse, donde nos encontramos a mas amigos de Berlin. El ambiente era genial, como en la vez anterior que estuve en Hamburg, pero esta vez, repleto de españoles, la animación llegaba mas lejos todavia. Alli estuvimos casi hasta por la mañana en varias discotecas hasta que el cansancio nos pudo. Algunos fuimos dormir un poco antes de tomar el camino de vuelta hacia Berlin para acabar de descansar en condiciones, otros directamente tomaron el bus, o incluso el caballo, porque hubo quien acabó la noche con una silla de montar…

Deja un comentario

css.php