Un día en Milán

Esta vez, la vuelta a Berlín ha tenido una escala de mayor duración que otras veces. Esta vez viajaba con Ryanair para ahorrar un poco, a cambio de hacer escala en Milán con una escala de 8 horas. Además el aeropuerto está en Bergamo, ciudad que ya conocía de haber hecho otra escala, así que decidí visitar a Juan, que todavía estaba allí. Más barato, pero con mas incertidumbre con el equipaje. En cabina me permiten llevar un solo bulto, cuyas dimensiones si cumplía, de hasta 10kg, pero mi maleta era de 12,5kg. No obstante, en caso de que me la pesaran, llevaba preparado un pantalón corto con cosas en los bolsillos para ponérmelo en caso de emergencia. Con eso conseguía ahorrarme los 2,5kg de sobrepeso Llegue en torno a las 11 de la mañana, con tiempo de coger el siguiente bus y llegar a la estación central donde Juan o Cristina, su compañera de piso me recogerían, ya que él tenía un examen esa mañana y no sabía si le daría tiempo. Si le dio tiempo. Al bajar del bus allí estaban los dos para llevarme a su casa a soltar las cosas. Inmediatamente volvimos a salir dirección al centro, andando, paseando por las lujosas tiendas mientras Juan me explicaba el estilo de vida milanes. Todo lujoso, todos super elegantes, guardando siempre las formas…absolutamente nada que ver con Berlín. Con decir que entrar en las tiendas forma parte del atractivo de la ciudad es suficiente. En una de ellas, ya en la plaza del Duomo, nos pusieron el gol de España del día anterior en 3D. Allí a la salida habíamos quedado con Cris para almorzar y seguir dando una vuelta con ella. Estuvimos por la zona centro, por la galería de Victorio Manuel, la Scala y alguna tienda más. Había una muy peculiar donde todos los trabajadores eran modelos, ellos y ellas, y al entrar te podías hacer una foto con quien estuviera en la puerta. Aunque casi siempre había un chico. Por la tarde estuvimos en Il Castelo, con muy buen ambiente y un parque magnífico donde nos tiramos un rato hasta que cayó el sol, que ya nos fuimos para casa, algo cansado. Allí, cena de buenísima pizza Italiana, partido de Argentina y mañana será otro día. Esa mañana, mientras Juan hacía otro examen, yo me fuí al museo Da Vinci, del cual me habían hablado muy bien, y realmente fue muy interesante, aunque había varias salas cerradas que le restaban bastante contenido. Luego, ya a mediodía, fui nuevamente al centro, a la aventura, callejeando por donde me iba pareciendo interesante, siempre en dirección al Duomo, ya que todavía tenía pendiente subir a las cubiertas de la catedral. Espectacular, tanto la catedral en si como las vistas desde allí arriba. Finalmente, antes de volver a casa, otro rato relajado en il Castelo. Milán se acababa, Berlín se acercaba. Ya había dejado la maleta prácticamente preparada la noche anterior, solo me quedaba ultimar todo un poco, preparar el equipaje de emergencia por si me hacían pesar el equipaje, pero no hubo ningún problema al llegar al aeropuerto. Allí coincidí con Marcos, que también volvía a Berlín después de hacer exámenes. Además conocimos a un chico italiano que estuvo de Erasmus en Santander, que iba a pasar unos días en Berlín y cuya hermana va de Erasmus a Sevilla el año que viene. Un vuelo entretenido, después de un agradable día en Milán antes de volver al día a día berlinés, exámenes incluidos.

Shöneswochenende en Bremen, Hamburg y Hannover

Este fin de semana ha sido el único que he tenido plenamente de vacaciones, ya que ésta semana comienza el sommersemestre. Parecía ser un fin de semana normal, con la típica fiesta Erasmus de los viernes, buscar otro sitio para salir el sábado, y poco más. Sin embargo, esta semana, de gira por Europa, llegó Lara de visita, una amiga de Marcos. No sería nada distinto a otras visitas si no fuera porque su siguiente parada sería Groningen, en Holanda, pasando antes por Bremen. Visto el planning, Marcos le planeó el viaje para el sábado, de forma que entre 5 pudiéramos comprar un shönerwochenendeticket y unirnos a la visita a Bremen. El problema es que estaba lejos, más de 6 horas en trenes regionales, por lo que pensamos en ver Bremen el sábado, dormir el Hamburg, a poco más de una hora, salir allí esa noche y hacer turismo antes de volver a Berlín el domingo por la tarde. Al viaje nos apuntamos, además de Lara, Marcos y yo, Laura y Xavi. Después de mucho hablar porque nadie quería llamar por teléfono, reservamos una habitación para cuatro personas cerca de la zona de marcha de Hamburg, y decidimos partir en el tren de las 5.35 de la madrugada. A media mañana llegamos a Bremen, con todo el día por delante. Aprovechamos el buen tiempo para pasear por el centro histórico de la ciudad de los trotamúsicos, muy interesante y bien cuidado, aunque un tanto repetitivo lo de los músicos animales. Por el paseo junto al río, un mercado de purgas, por decirlo de alguna manera, un mauerpark en pequeñito. Ya al mediodía, paseando por estrechísimas calles que recordaban al barrio de Santa Cruz, y donde precisamente encontré una maqueta de la Giralda en una tienda, nos llegó el hambre y elegimos restaurante para almorzar. En principio, un restaurante cualquiera, pero dentro nos encontramos, como camarero, a una de las personas mas felices que hemos conocido en Alemania, simpático, servicial, cantarín…no tenía desperdicio. Mientras comíamos estuvimos a punto de perder la cabeza: nos planteamos abortar el “plan Hamburg”, usar el shöneswochenendeticket para llegar a la frontera con Holanda y allí coger un bus hasta Groningen, con Lara. Pero nos pareció un tanto excesivo el largo viaje de vuelta que nos esperaría de allí a Berlín Allí en Bremen, desde el fin de semana anterior, estaba viviendo Shelly, amiga de Elena que había estado de visita 2 semanas en Berlín, por lo que aprovechamos para quedar con ella a ver que tal le iba. Pensaba pasar la tarde con nosotros, pero ya habíamos visto la ciudad y ya teníamos la intención de dejar Bremen, así que se me ocurrió que viniera a pasar la tarde a Hamburg, aprovechando que Lara se iba ya a Groningen y quedaba una plaza libre en nuestro billete de tren. Eso hicimos. Pasamos la tarde en Hamburg, viendo la zona histórica y el puerto, el segundo más grande de Europa, impresionante. Incluso una feria nos encontramos en la zona cercana al hostal. Desde allí, Shelly volvió a la estación para ir hacia Bremen de nuevo, nosotros compramos algo de comida y decidimos cambiar de destino al día siguiente. Ya habíamos estado viendo la ciudad, aunque un poco a la ligera, la verdad, estábamos cansados, y en lugar de pasar la mañana viendo lo mismo, aunque fuera con mas tranquilidad, buscamos una combinación de trenes que nos llevara a Hannover, y así conocer otra ciudad. Por la noche salimos por la zona de St. Pauli, aunque antes estuvimos en un pub irlandés viendo el Mardid-Barça. Había un ambiente increíble por allí, lástima que el cansancio no nos dejó disfrutarlo demasiado. Para ir a Hannover, la hora de levantarse nos la tomamos con tranquilidad, aunque habiendo previsto la hora a la que debíamos coger el tren. Aun así, unas inesperadas obras en el metro nos hicieron llegar tarde. Suerte que el ferrocarril alemán es una maravilla y cada 10 o 15 minutos puedes encontrar una nueva combinación, en trenes regionales, para ir de donde quieras a donde quieras, por lo que proseguimos con los mismos planes que teníamos. En Hannover dispondríamos de unas 5 horas, por lo que lo primero que hicimos fue coger algunas rutas en la oficina de información turística, que aunque eran demasiado largas para el tiempo que teníamos, mientras almorzábamos nos encargamos de combinarlas para obtener una más a nuestra medida. Paseamos por todo el centro histórico, terminando nuestra ruta en el parque frente al palacio del Ayuntamiento. No me habían hablado demasiado bien de la ciudad, pero lo cierto es que me sorprendió bastante, y me quedó la espinita de visitar el recinto de la Expo del año 2000, una excusa para volver. Un café en una terraza puso fin al fin de semana. Ya cansados, decidimos ir dirección a la estación para buscar una combinación a Berlín, no sin antes comprar algo de comida y unas cervezas para hacer mas livianas las 4 horas que nos esperaban de vuelta a casa, mientras comentábamos las virtudes de nuestro billete de tren y de la red alemana, con vistas a otro posible shöneswochenende…

Visita improvisada

Durante este mes las visitas se han sucedido en Berlín. Lógico, finalizar la época de exámenes en España es una buena oportunidad para viajar, al igual que yo he hecho en otras ocasiones. Y siendo Berlín el destino elegido, han acertado de pleno con las fechas, librándose del duro invierno y viendo la ciudad resurgir entre rayos de sol. Por ahora era yo el que se había llevado la palma en cuanto a visitas, al menos si tenemos en cuenta el número de personas simultáneamente, pero desde la visita de final de febrero, de momento no esperaba más gente. Realmente sabía que Juan pasaba por Berlín durante su interrail por Alemania, con amigos de Milán y el resto de Italia, pero su llegada se adelantó. Rodeado por algo de confusión con el Juan de Berlín, recibo un SMS pidiendo alojamiento para dos personas, me extrañó y pensé que no era urgente, así no le di mayor importancia. Hasta que el Juan de Milán, o de Sevilla, me llama algo agobiado explicándome la situación: una amiga y él tenían problemas con el billete de tren y no les quedaba más remedio que adelantar un día su llegada a Berlín, y venían sin alojamiento. Me dirigí a la Hauptbahnhof a recogerlos, con la hora de llegada también adelantada. Casi ni lo reconozco, hacia mucho tiempo que no lo veía, pero lo encontré y nos dirigimos a mi casa, donde él y Cristina pasaron la noche. Allí nos estuvimos contando su vida en Italia, yo la mía en Berlín, y sus peripecias por Alemania. Madrugando, les di unas pequeñas pinceladas sobre Berlín y quedaron con el resto de amigos para ir de turismo, ya que yo tenía que estudiar, y volvimos a quedar por la tarde, ya con todo el grupo al completo, para cenar y tomar algo. Al día siguiente más de lo mismo, primero estudiar y después salir. Volví al Reichstag, y volvió a caer la noche, seguirá siendo una visita pendiente. Posteriormente, tras la cena, los llevé a ver lo que, según, Juan, le había faltado por ver en Berlín: el lado alternativo de la ciudad, que tanta fama tiene. Una vez conocida la casa okupa de Tacheles, pudieron irse tranquilos. De hecho, solo una noche más, y el sábado partieron hacia su próximo destino: Hamburg. Quedaba yo en Berlín, con 3 días más antes de mi examen, que finalmente no fueron lo suficientemente productivos. Llegué al examen, que lo hice en inglés, y me dieron la opción de comenzar a hablar de un tema en concreto que me hubiera preparado especialmente, por lo que elegí tratar sobre compresión de imágenes y video. Todo discurría bien hasta que empezó a preguntarme cosas mas concretas que se me salían de las manos. Tanto que al final no le convenció de forma global y no me aprobó, emplazándome a una nueva convocatoria para el segundo semestre, que espero que vaya bien, ya que al menos ahora ya se el tipo de examen para preparármelo más a conciencia.

Y más visitas y despedidas

Días después de que Ernesto tomara camino hacia Dresden y Munich, sus destinos de esta semana en su viaje en solitario, las visitas vuelven. En teoría, el jueves por la tarde llegaban mis hermanos y mis primas Isa y Maria, acompañados también por Jose, pero solo en teoría. Estando tranquilamente en casa, recibo una llamada de Sevilla, mis padres diciéndome que llamara a mis hermanos, en Madrid, ya que su vuelo ha sido cancelado y yo tengo más experiencia en estos asuntos. Como si de una centralita de agencia de viajes se tratara, pasé la tarde hablando con Sevilla, con Madrid, buscando información en internet, combinaciones para comprar otro vuelo, relajando a los que se había quedado en tierra…todo fue un poco estresante Finalmente cancelaron el billete, pues la única alternativa que le ofrecían era volar 3 días después, lo que supondría una sola noche en Berlín, Compraron uno nuevo con Lufthansa, algo más caro, pero la mejor opción posible tal como se desarrollaban los acontecimientos. Y aun quedaba otro escollo por solucionar, hacer el check in del hostal, ya que de lo contrario les cobrarían la primera noche y le cancelarían la reserva. Finalmente, un día después de lo previsto y tras una odiosa noche en el aeropuerto de Barajas, llegaron. Además lo hicieron al mismo aeropuerto y “solo” hora y media antes que mis amigos, por lo que quedé con Ernesto, que volvió a Berlín esa misma mañana, y fuimos a recogerlos a todos. Ese día, “mis hermanos” decidieron quedarse en el hostal, pues estaban cansadísimos de su aventura. El resto, “los de salva”, salieron a dar una vuelta antes de ir a la ópera, que tenían entradas compradas. Por otra parte, yo me fui a descansar y luego a la fiesta de despedida de Aliisa, aunque en casa de Saana, ya que se suponía que la semana siguiente volvía a Helsinki, y aunque finalmente consiguió alargar la estancia unos días más, la fiesta permaneció intocable. Tras finalizar la ópera, volví a quedar con mis amigos para tomar algo y hacer planes para el día siguiente. Como éramos muchos, 14 en total, fue difícil ponerse de acuerdo para moverse todos a la vez. Lo único en común fue realizar el freetour el sábado por la mañana, aunque nos tuvieron que separar en dos grupos, y visitar el Reichtag por la tarde. Para el resto, pues iba alternando los planes: tour nocturno con unos, Sachsenhausen con otros…La noche del domingo comenzaban las despedidas. El lunes por la mañana fui con mis hermanos a Potsdam, pero la primera expedición volvía a Sevilla ese mismo lunes, a Manolo, Chica, Elena se les acabo el viaje, por lo que ya no había margen para volver a verlos. Los demás todavía tuvieron tiempo de dar otra vuelta por la ciudad y tomar unos cockteles por la noche para poner el punto y final a un divertido viaje. A media noche Ernesto debía coger un tren destino Köln, su último destino antes de volver a España, el resto, Ale, Marta, Clara y Fon, pasaron su última noche antes del madrugón que debían pegarse para coger su avión. Algo más de tiempo tuvieron mis hermanos, primas y José, a quienes acompañé al aeropuerto a media mañana. Y hasta aquí las visitas, ahora me toca visitar a mí. No sin antes despedirme de Yolande, que también vuelve a Oporto la semana que viene. Aunque la fiesta de despedida será el fin semana, hubo que improvisar una cena para que algunos que íbamos a estar de viaje pudiéramos decir adiós

Vuelven las visitas…y las despedidas

La vuelta a Berlín supone un poco de descanso, pero no la tranquilidad absoluta, pocos días de respiro y comenzó la ronda de visitas. El fin de semana estuvo aquí Ernesto. Llego el viernes, procedente de Sevilla vía Bergamo, sirviendo de avanzadilla para la gente “de Salva”. Moviéndose a su aire, ha aprovechado estos días para visitar museos e ir a un concierto de la filarmónica. También ha conocido fiesta berlinesa, concretamente despedidas de gente que ya se va. Por un lado Ammy, una belga a cuya fiesta me dijeron que fuera pero que realmente conocí esa misma noche.

Por otro lado Marina, a quién Jimena se encargó de darle un poco de emoción organizando una fiesta sorpresa en casa de David que ella ni se imaginaba. Tras la fiesta, la discoteca puso fin a la estancia de otra maña, que ahora también se arrepiente de no haber prolongado su beca. Acto seguido, ya que fue salir de la discoteca, recoger la maleta y tomar el tren, otra despedida, aunque mas bien un hasta luego. Ernesto comenzaba su gira en solitario por Alemania durante cuatro días, volverá el fin de semana.

Para mí, otros pocos días de pausa en los que aprovechar el tiempo, por ejemplo para acabar de decidir mi Proyecto Fin de Carrera, que pretendo entregar en septiembre. Se trata de desarrollar un sistema que procese códigos QR-code, por decirlo de alguna manera, la próxima generación de los códigos de barra, aplicándolo a la identificación e información de lugares de interés turístico a pie de calle. El proyecto es para entregarlo en Sevilla, por lo que haré a distancia, supervisado por mi tutor allí.

Por otra parte, voy acostumbrándome a la vida en nuevo piso y mi nuevo barrio. En el piso pues, sin grandes novedades, buena relación y buen ambiente. En cuanto al barrio, aunque esta cerca de donde vivía antes, éste me gusta más. No es únicamente residencial, hay multitud de comercios, así como pubs y restaurantes asequibles. Además, así iré conociendo zonas nuevas de Berlín.

Primera visita y vuelta a Sevilla



Durante estos días he tenido mi primera visita, mis padres han venido a pasar el puente en Berlín. El sábado por la noche llegaron, sin demasiado tiempo, buscar algo de cenar y a dormir.

Fueron pocos días, solo dos, pero muy completos, eso si, había que madrugar. Hubo tiempo para todo: pasear por la ciudad a pesar del mal tiempo, visitar museos, tomar unas cervezas, ir de compras…incluso para ir a clase, porque el lunes tenia clase de alemán.

Algo muy típico por estas fechas son los mercados de navidad, sembrados por doquier, en cualquier plaza o acera suficientemente ancha. Hay de todo: tiendas de artículos navideños, cerveza, comidas y, sobre todo, Glühwein, un vino con especias que se sirve caliente, con un aroma que inunda todos los mercados.

Ahora toca hacer la maleta, me vuelvo a Sevilla a hacer mis examenes y de vacaciones de Navidad, pero antes toca deshacer la otra, ya que con mis padres me llegaron reservas de aceite, vinagre de vino de Jerez, café Catunambú, jamón y lomo. De vuelta para Sevilla, además de mi ropa, se va parte de mi colección de botellines de cerveza, colección que por supuesto estoy ampliando en Alemania.

Hora de partir, y toca pensar, ¿un mes en Sevilla o un mes fuera de Berlín? Aquí, durante un mes, dejare 3 meses de gente y experiencias para no olvidar, un sitio al que incluso ya llamo “mi casa”. Pero Sevilla siempre es Sevilla, allí, durante un mes, espera mucha gente con las que reencontrarme, recordar momentos de meses pasados y vivir otros nuevos, y además, ahora que en Berlín comienzan a bajar las temperaturas, el bueno tiempo del sur no vendrá mal para reponer fuerzas.

Como nota negativa, una de las experiencias que repetiré en Sevilla serán los días de biblioteca, puesto que además del examen de mañana, me queda toda una semana de estudio para el otro examen, esperemos que haya suerte.

Allá voy, Sevilla. Bis bald, Berlín.

css.php