Shöneswochenende en Bremen, Hamburg y Hannover

Este fin de semana ha sido el único que he tenido plenamente de vacaciones, ya que ésta semana comienza el sommersemestre. Parecía ser un fin de semana normal, con la típica fiesta Erasmus de los viernes, buscar otro sitio para salir el sábado, y poco más. Sin embargo, esta semana, de gira por Europa, llegó Lara de visita, una amiga de Marcos. No sería nada distinto a otras visitas si no fuera porque su siguiente parada sería Groningen, en Holanda, pasando antes por Bremen. Visto el planning, Marcos le planeó el viaje para el sábado, de forma que entre 5 pudiéramos comprar un shönerwochenendeticket y unirnos a la visita a Bremen. El problema es que estaba lejos, más de 6 horas en trenes regionales, por lo que pensamos en ver Bremen el sábado, dormir el Hamburg, a poco más de una hora, salir allí esa noche y hacer turismo antes de volver a Berlín el domingo por la tarde. Al viaje nos apuntamos, además de Lara, Marcos y yo, Laura y Xavi. Después de mucho hablar porque nadie quería llamar por teléfono, reservamos una habitación para cuatro personas cerca de la zona de marcha de Hamburg, y decidimos partir en el tren de las 5.35 de la madrugada. A media mañana llegamos a Bremen, con todo el día por delante. Aprovechamos el buen tiempo para pasear por el centro histórico de la ciudad de los trotamúsicos, muy interesante y bien cuidado, aunque un tanto repetitivo lo de los músicos animales. Por el paseo junto al río, un mercado de purgas, por decirlo de alguna manera, un mauerpark en pequeñito. Ya al mediodía, paseando por estrechísimas calles que recordaban al barrio de Santa Cruz, y donde precisamente encontré una maqueta de la Giralda en una tienda, nos llegó el hambre y elegimos restaurante para almorzar. En principio, un restaurante cualquiera, pero dentro nos encontramos, como camarero, a una de las personas mas felices que hemos conocido en Alemania, simpático, servicial, cantarín…no tenía desperdicio. Mientras comíamos estuvimos a punto de perder la cabeza: nos planteamos abortar el “plan Hamburg”, usar el shöneswochenendeticket para llegar a la frontera con Holanda y allí coger un bus hasta Groningen, con Lara. Pero nos pareció un tanto excesivo el largo viaje de vuelta que nos esperaría de allí a Berlín Allí en Bremen, desde el fin de semana anterior, estaba viviendo Shelly, amiga de Elena que había estado de visita 2 semanas en Berlín, por lo que aprovechamos para quedar con ella a ver que tal le iba. Pensaba pasar la tarde con nosotros, pero ya habíamos visto la ciudad y ya teníamos la intención de dejar Bremen, así que se me ocurrió que viniera a pasar la tarde a Hamburg, aprovechando que Lara se iba ya a Groningen y quedaba una plaza libre en nuestro billete de tren. Eso hicimos. Pasamos la tarde en Hamburg, viendo la zona histórica y el puerto, el segundo más grande de Europa, impresionante. Incluso una feria nos encontramos en la zona cercana al hostal. Desde allí, Shelly volvió a la estación para ir hacia Bremen de nuevo, nosotros compramos algo de comida y decidimos cambiar de destino al día siguiente. Ya habíamos estado viendo la ciudad, aunque un poco a la ligera, la verdad, estábamos cansados, y en lugar de pasar la mañana viendo lo mismo, aunque fuera con mas tranquilidad, buscamos una combinación de trenes que nos llevara a Hannover, y así conocer otra ciudad. Por la noche salimos por la zona de St. Pauli, aunque antes estuvimos en un pub irlandés viendo el Mardid-Barça. Había un ambiente increíble por allí, lástima que el cansancio no nos dejó disfrutarlo demasiado. Para ir a Hannover, la hora de levantarse nos la tomamos con tranquilidad, aunque habiendo previsto la hora a la que debíamos coger el tren. Aun así, unas inesperadas obras en el metro nos hicieron llegar tarde. Suerte que el ferrocarril alemán es una maravilla y cada 10 o 15 minutos puedes encontrar una nueva combinación, en trenes regionales, para ir de donde quieras a donde quieras, por lo que proseguimos con los mismos planes que teníamos. En Hannover dispondríamos de unas 5 horas, por lo que lo primero que hicimos fue coger algunas rutas en la oficina de información turística, que aunque eran demasiado largas para el tiempo que teníamos, mientras almorzábamos nos encargamos de combinarlas para obtener una más a nuestra medida. Paseamos por todo el centro histórico, terminando nuestra ruta en el parque frente al palacio del Ayuntamiento. No me habían hablado demasiado bien de la ciudad, pero lo cierto es que me sorprendió bastante, y me quedó la espinita de visitar el recinto de la Expo del año 2000, una excusa para volver. Un café en una terraza puso fin al fin de semana. Ya cansados, decidimos ir dirección a la estación para buscar una combinación a Berlín, no sin antes comprar algo de comida y unas cervezas para hacer mas livianas las 4 horas que nos esperaban de vuelta a casa, mientras comentábamos las virtudes de nuestro billete de tren y de la red alemana, con vistas a otro posible shöneswochenende…

Visita improvisada

Durante este mes las visitas se han sucedido en Berlín. Lógico, finalizar la época de exámenes en España es una buena oportunidad para viajar, al igual que yo he hecho en otras ocasiones. Y siendo Berlín el destino elegido, han acertado de pleno con las fechas, librándose del duro invierno y viendo la ciudad resurgir entre rayos de sol. Por ahora era yo el que se había llevado la palma en cuanto a visitas, al menos si tenemos en cuenta el número de personas simultáneamente, pero desde la visita de final de febrero, de momento no esperaba más gente. Realmente sabía que Juan pasaba por Berlín durante su interrail por Alemania, con amigos de Milán y el resto de Italia, pero su llegada se adelantó. Rodeado por algo de confusión con el Juan de Berlín, recibo un SMS pidiendo alojamiento para dos personas, me extrañó y pensé que no era urgente, así no le di mayor importancia. Hasta que el Juan de Milán, o de Sevilla, me llama algo agobiado explicándome la situación: una amiga y él tenían problemas con el billete de tren y no les quedaba más remedio que adelantar un día su llegada a Berlín, y venían sin alojamiento. Me dirigí a la Hauptbahnhof a recogerlos, con la hora de llegada también adelantada. Casi ni lo reconozco, hacia mucho tiempo que no lo veía, pero lo encontré y nos dirigimos a mi casa, donde él y Cristina pasaron la noche. Allí nos estuvimos contando su vida en Italia, yo la mía en Berlín, y sus peripecias por Alemania. Madrugando, les di unas pequeñas pinceladas sobre Berlín y quedaron con el resto de amigos para ir de turismo, ya que yo tenía que estudiar, y volvimos a quedar por la tarde, ya con todo el grupo al completo, para cenar y tomar algo. Al día siguiente más de lo mismo, primero estudiar y después salir. Volví al Reichstag, y volvió a caer la noche, seguirá siendo una visita pendiente. Posteriormente, tras la cena, los llevé a ver lo que, según, Juan, le había faltado por ver en Berlín: el lado alternativo de la ciudad, que tanta fama tiene. Una vez conocida la casa okupa de Tacheles, pudieron irse tranquilos. De hecho, solo una noche más, y el sábado partieron hacia su próximo destino: Hamburg. Quedaba yo en Berlín, con 3 días más antes de mi examen, que finalmente no fueron lo suficientemente productivos. Llegué al examen, que lo hice en inglés, y me dieron la opción de comenzar a hablar de un tema en concreto que me hubiera preparado especialmente, por lo que elegí tratar sobre compresión de imágenes y video. Todo discurría bien hasta que empezó a preguntarme cosas mas concretas que se me salían de las manos. Tanto que al final no le convenció de forma global y no me aprobó, emplazándome a una nueva convocatoria para el segundo semestre, que espero que vaya bien, ya que al menos ahora ya se el tipo de examen para preparármelo más a conciencia.

Cuando el Sol vuelve a asomar

Tras una inesperada vuelta de la nieve, aun más inesperada ha sido la aparición de este sol de justicia. Tampoco es gran cosa, pero lo cierto es que recordando los -17º del duro invierno, pues a cualquiera le anima el día un rayito de sol. Y es que, aunque siga haciendo 10º o 15º, el cambio de ánimos se nota. Todo el mundo esta mas alegre, la gente ya para con total normalidad en las calles, empiezan a llenarse las terrazas de los bares. Un todo que contagia alegría. Ahora las costumbres cambian. Ya no salgo de casa con prisa para entrar en el metro a resguardarme, ahora ando con toda la parsimonia del mundo, incluso en trayectos cortos me permito el lujo de ir media hora paseando al sol. Ya no voy abrigado hasta las cejas, bufanda y gorro están lavados y guardados, ya asoman las mangas cortas y he vuelto a usar las gafas de sol. Cuando quedamos no lo hacemos en estaciones de metro, si no en alguna plaza soleada. También influyen las noticias que llegan desde Sevilla, donde la Semana Santa ha comenzado con un brillante sol después de un largo invierno de tres meses de lluvia. Entonces es cuando recuerdo la semana grande de mi verdadera ciudad, repleta de gente hasta la bandera, viviendo la fiesta, o simplemente por tradición, disfrutando del ambiente, del clima, de la ciudad en si. Berlín no iba a ser menos. Salvando las distancias, tras una mañana de compras en el mercado turco, al sol, repleto como pocas veces en los últimos meses y apretando el calor, al volver a casa antes de volver a salir, lo que más me apeteció fue, por fin, volver a usar pantalón corto. Y no solo nosotros, que añoramos el clima español, los alemanes hacen lo mismo, pues ya están acostumbrado a las temperaturas de aquí ¿será que estamos integrándonos en esta sociedad? Pues no, no nos hemos integrado. Hay una diferencia insalvable para todo español que vive de los Pirineos hacia arriba: no existen las persianas ni cortinas. En invierno el problema era menor, pero cuando empieza amanecer a las 7 de la mañana, cuando no hay que madrugar se convierte en un problema. Y solo estamos entrando en Abril, miedo me da Junio. Y si además pienso en Tampere, a 100km al norte de Helsinki, la que era mi segunda opción para irme de Erasmus, entonces acabo agradeciendo amaneceres berlineses.

Vuelta a la normalidad

Tras un mes complicado, vuelvo a tener la agenda mas libre. Pasaron las visitas, los viajes, también atrás quedo la búsqueda de piso. Ahora llega un periodo de tranquilidad. Tranquilidad relativa, pues a la vista está el único examen que voy a poder hacer en este semestre, de los dos que tenía pensado. En Alemania, al menos en mi universidad, para hacer un examen hay que apuntarse. Y para apuntarse hay que pasar por la secretaría de la asignatura en cuestión en la fecha y hora programada, y no les vale ninguna excusa. Lo comprobé al apuntarme a uno de ellos, al cual debí haberme registrado estando en Francia. El día en cuestión mandé un mail a la secretaria, cuya respuesta fue que me pasara por el despacho, poco le importó que estuviera fuera. Ahora, al volver del viaje, me pasé por el despacho en un segundo intento, pero la respuesta volvió a ser negativa. Al menos, tal y como conseguí entender en alemán, ya que dice no hablar inglés (no me lo creo), los estudiantes Erasmus podremos hacer una convocatoria que hay en el sommersemestre para alumnos repetidores. Al menos no esta todo perdido. Para el segundo de los exámenes previsto si conseguí apuntarme, comenzaba así la vuelta al estudio, aun estando en periodo vacacional, que realmente es un periodo de dos meses a compartir entre vacaciones y estudios. Además no solo debía estar atento de esta asignatura, también del proyecto fin de carrera, ya elegido y, supuestamente, en fase de desarrollo. Por el resto, la vida en Berlín sigue adelante. Algunos ya se fueron, otros están de visita en España, otros de viaje, otros reciben visitas aquí aprovechando el fin de exámenes en España. Pero hubo una vuelta inesperada: el frío y la nieve. Ya me cayó aguanieve en Marsella, nevó en Lyon y ví nieve en Basel, pero confiaba en que, dos semanas después de haberse derretido todo, en Berlín no volviera a nevar. También tocaba llenar la despensa, pues en las últimas semanas quedó bastante vacía, ya que entre una cosa y otra había hecho bastantes comidas en la calle, por lo que necesitaba comer cosas normales, más allá de kebaps, currywurst, hamburguesas y demás. Y para acabar de cuidarme, decidí apuntarme al gimnasio, tras el intento fallido del primer semestre. Además, ahora vivo a solo 12 minutos andando del gimnasio de la Humboldt, que también está cerca de la biblioteca, así espero que no me de mucha pereza ir. Por estos días ya empieza a sonar las fiestas de primavera, sobre todo la Semana Santa, no en Berlín, obviamente, si no en la prensa local sevillana. En principio tenía pensado ir a la Feria, pero no acabo de verlo claro, ya que aunque el viaje no me saldría excesivamente caro (sufriendo las escalas de Ryanair), las fechas no son muy propicias, ya que cae en la segunda semana del segundo semestre y supongo que por esa fecha todavía estaré pendiente de elegir asignaturas. Por tanto, tiene pinta de que en los últimos tres años solo voy a pasar una noche de Feria. Lo que si celebramos, con una buena pinta, de Guiness, claro, fue St. Patrick Day, celebración internacional allá donde exista un pub irlandés, como por ejemplo en Berlín. Sabiendo lo que disfruté la pasada primavera en Dublín, aun siendo un fin de semana cualquiera, no dude en rememorarlo, esta vez si en el día clave, aunque a muchos kilometos de distancia de la capital irlandesa. Otro año será,… ¿la Feria o St. Patrick Day? Quién sabe…

Y más visitas y despedidas

Días después de que Ernesto tomara camino hacia Dresden y Munich, sus destinos de esta semana en su viaje en solitario, las visitas vuelven. En teoría, el jueves por la tarde llegaban mis hermanos y mis primas Isa y Maria, acompañados también por Jose, pero solo en teoría. Estando tranquilamente en casa, recibo una llamada de Sevilla, mis padres diciéndome que llamara a mis hermanos, en Madrid, ya que su vuelo ha sido cancelado y yo tengo más experiencia en estos asuntos. Como si de una centralita de agencia de viajes se tratara, pasé la tarde hablando con Sevilla, con Madrid, buscando información en internet, combinaciones para comprar otro vuelo, relajando a los que se había quedado en tierra…todo fue un poco estresante Finalmente cancelaron el billete, pues la única alternativa que le ofrecían era volar 3 días después, lo que supondría una sola noche en Berlín, Compraron uno nuevo con Lufthansa, algo más caro, pero la mejor opción posible tal como se desarrollaban los acontecimientos. Y aun quedaba otro escollo por solucionar, hacer el check in del hostal, ya que de lo contrario les cobrarían la primera noche y le cancelarían la reserva. Finalmente, un día después de lo previsto y tras una odiosa noche en el aeropuerto de Barajas, llegaron. Además lo hicieron al mismo aeropuerto y “solo” hora y media antes que mis amigos, por lo que quedé con Ernesto, que volvió a Berlín esa misma mañana, y fuimos a recogerlos a todos. Ese día, “mis hermanos” decidieron quedarse en el hostal, pues estaban cansadísimos de su aventura. El resto, “los de salva”, salieron a dar una vuelta antes de ir a la ópera, que tenían entradas compradas. Por otra parte, yo me fui a descansar y luego a la fiesta de despedida de Aliisa, aunque en casa de Saana, ya que se suponía que la semana siguiente volvía a Helsinki, y aunque finalmente consiguió alargar la estancia unos días más, la fiesta permaneció intocable. Tras finalizar la ópera, volví a quedar con mis amigos para tomar algo y hacer planes para el día siguiente. Como éramos muchos, 14 en total, fue difícil ponerse de acuerdo para moverse todos a la vez. Lo único en común fue realizar el freetour el sábado por la mañana, aunque nos tuvieron que separar en dos grupos, y visitar el Reichtag por la tarde. Para el resto, pues iba alternando los planes: tour nocturno con unos, Sachsenhausen con otros…La noche del domingo comenzaban las despedidas. El lunes por la mañana fui con mis hermanos a Potsdam, pero la primera expedición volvía a Sevilla ese mismo lunes, a Manolo, Chica, Elena se les acabo el viaje, por lo que ya no había margen para volver a verlos. Los demás todavía tuvieron tiempo de dar otra vuelta por la ciudad y tomar unos cockteles por la noche para poner el punto y final a un divertido viaje. A media noche Ernesto debía coger un tren destino Köln, su último destino antes de volver a España, el resto, Ale, Marta, Clara y Fon, pasaron su última noche antes del madrugón que debían pegarse para coger su avión. Algo más de tiempo tuvieron mis hermanos, primas y José, a quienes acompañé al aeropuerto a media mañana. Y hasta aquí las visitas, ahora me toca visitar a mí. No sin antes despedirme de Yolande, que también vuelve a Oporto la semana que viene. Aunque la fiesta de despedida será el fin semana, hubo que improvisar una cena para que algunos que íbamos a estar de viaje pudiéramos decir adiós

Vuelven las visitas…y las despedidas

La vuelta a Berlín supone un poco de descanso, pero no la tranquilidad absoluta, pocos días de respiro y comenzó la ronda de visitas. El fin de semana estuvo aquí Ernesto. Llego el viernes, procedente de Sevilla vía Bergamo, sirviendo de avanzadilla para la gente “de Salva”. Moviéndose a su aire, ha aprovechado estos días para visitar museos e ir a un concierto de la filarmónica. También ha conocido fiesta berlinesa, concretamente despedidas de gente que ya se va. Por un lado Ammy, una belga a cuya fiesta me dijeron que fuera pero que realmente conocí esa misma noche.

Por otro lado Marina, a quién Jimena se encargó de darle un poco de emoción organizando una fiesta sorpresa en casa de David que ella ni se imaginaba. Tras la fiesta, la discoteca puso fin a la estancia de otra maña, que ahora también se arrepiente de no haber prolongado su beca. Acto seguido, ya que fue salir de la discoteca, recoger la maleta y tomar el tren, otra despedida, aunque mas bien un hasta luego. Ernesto comenzaba su gira en solitario por Alemania durante cuatro días, volverá el fin de semana.

Para mí, otros pocos días de pausa en los que aprovechar el tiempo, por ejemplo para acabar de decidir mi Proyecto Fin de Carrera, que pretendo entregar en septiembre. Se trata de desarrollar un sistema que procese códigos QR-code, por decirlo de alguna manera, la próxima generación de los códigos de barra, aplicándolo a la identificación e información de lugares de interés turístico a pie de calle. El proyecto es para entregarlo en Sevilla, por lo que haré a distancia, supervisado por mi tutor allí.

Por otra parte, voy acostumbrándome a la vida en nuevo piso y mi nuevo barrio. En el piso pues, sin grandes novedades, buena relación y buen ambiente. En cuanto al barrio, aunque esta cerca de donde vivía antes, éste me gusta más. No es únicamente residencial, hay multitud de comercios, así como pubs y restaurantes asequibles. Además, así iré conociendo zonas nuevas de Berlín.

Fin de semestre

Esta semana el semestre toca su fin, aunque realmente no es semestre, apenas llega a 5 meses. Pero que rápido pasa el tiempo, menos mal que hasta julio todavía quedan casi medio año mas. El lunes ya acabó el curso de alemán, aunque estaba al filo de la navaja tanto por clases perdidas como por la nota, finalmente lo he aprobado, así que ahora se supone que tengo un nivel B1.1 de alemán. Mucha tela. Por otro lado están las asignaturas de mi carrera. En una de ellas, Middleware, perdí el derecho a examen porque no fuimos capaces de hacer unas prácticas y tener la puntuación para poder evaluarme. En las otras dos sí, pero los exámenes los tenemos a final de Marzo o principios de Abril. En Digitale Medien hicimos los ejercicios necesarios para lograr los 50 puntos, que era el mínimo necesario. Hice un par de diseños gráficos y una canción. Uno de ellos fue especialmente, cuanto menos, curioso. Lo titulé “La puerta del Giraldillo”, por razones obvias. Para Computer Graphik la práctica consistía en desarrollar alguna aplicación grafica usando OpenGL, elegimos un “juego” de navecitas, aunque realmente acabo siendo una nave moviéndose sobre un Sistema Solar y unas naves enemigas que se mueven hacia la nave principal. Aunque tampoco hicimos nada asombroso. Posteriormente se supone que teníamos que exponer nuestro trabajo en clase, pero el profesor nos dejo mandárselo por email, ya que no íbamos a poder asistir a la clase en cuestión. Y es que se avecina un mes frenético. Empieza mañana, el primer paso es la ruta carnavalera por el oeste de Alemania. Hace unos años, cuando Jorge pretendía haberse ido de Erasmus a Freiburg, ya me estuvo hablando de los carnavales y me propuse comprobarlo personalmente. La planificación empezó, allá por principios de enero, siendo un tanto accidentada. Sandra y Belén me dijeron que iban a ir, así que sin pensármelo más, incluso sin saber donde dormir ni el plan de viaje, me lancé a comprar los billetes, sobretodo viendo los precios. Pero no iba a ser tan sencillo, había comprado los billetes para irme del 11 al 16, pero me confundí, ellas se volvían el 15. Además viajar el día 15 era más caro, así que la solución que se me ocurrió fue que para estar yo solo allí un día, mejor conocer otra ciudad, así que me compre otro billete de vuelta para el mismo día 16 pero desde Frankfurt. Aun quedaba un contratiempo más. El 12 de febrero podría tener el examen de ASP1 si no aprobaba el parcial del 11 de Enero, así que por si acaso, me compre otro billete de ida para el 12 de febrero, después del hipotético examen. En total compre 4 billetes y gasté menos de 20€. Así da gusto viajar. El caso es que suspendí ese examen, pero no podía hacer el segundo porque ese día mi coordinador de Berlín estaría en Oslo en un congreso y podía atenderme para realizarlo. Así que, con una asignatura segura para Septiembre, mañana me voy a los carnavales para comenzar un mes bastante ajetreado…veremos como va todo…

Mudanza sobre hielo

La búsqueda de piso prosiguió, unas 3 semanas, unas 15 citas. Cada cual con su historia: gente que no habla, gente que solo ríe, gente que bromea pretendiendo separar el piso en dos partes por una raya imaginaria (con mi consecuente réplica, pues cocina y baño caían en mi parte), gente con rayas de verdad (de cocaína encima de la mesa del salón mientras un italiano y yo veíamos el piso), gente mayor que se conoce los porcentajes de cada religión en Berlín y ofrece pelís en DVD para aprender idiomas…Pero en todos los casos la respuesta fue negativa o no hubo respuesta. Llegaba final de mes y la cosa se ponía fea, pero la última visita, mas bien la penúltima, si pareció productiva. Unos chicos colombianos en un piso muy céntrico, con habitación pequeña pero detrás de uno de mis bares preferidos. Tenía buenas sensaciones, así que comencé a preparar la hipotética mudanza. Pero en principio se quedó en hipotética. Hubo llamada con respuesta negativa. Tocaba preparar un plan B. En principio, la opción era pasar unos días en casa de David, también planteé casa de Diana, pero tenía demasiadas cosas que cargar como para hacer dos mudanzas, así que el mismo día 31 comenté con mi casero la posibilidad de permanecer en el piso unos días más. Sin embargo, el mismo día 31 por la tarde recibí una llamada de otra Diana, la colombiana: ¿te sigue interesando el piso? Con el equipaje a medio preparar, esa misma noche ya dejé algunas cosas en mi futuro piso, y al día siguiente, tras anunciárselo a Armin, solo horas después de decir que me quedaría más días en ese piso, acabe de transportar todas mis cosas. Pasé el lunes, día 1, toda la tarde empaquetando cosas, aguantando a Armin alias “el impertinente”, preguntando hasta 4 veces que a que hora me mudaba. Finalmente, tras 2 viajes previos, Marcos y Laura me ayudaron con el viaje final. Hasta que no estuvieron ellos en casa y yo a punto de irme, el susodicho no entró a revisar mi habitación y devolverme la fianza, “good luck” me dijo. Hasta luego cocodrilo. La mudanza fue un poco pesada, hacerlos obre hielo y nieve no es agradable, y menos todavía sabiendo que como guinda toca subir cinco y pisos y medio de escaleras, pero fue por una buena causa. En el piso viven Diana y Christian, ambos colombianos. Además, por el día, también suele estar por allí Mónica, hermana de Diana. La habitación, como dije, pequeña, pero con un poco de optimización de espacios fue suficiente. Solo me quedaba comprar una cama, ya que solo tenía un colchón. Pero eso en Berlín no es complicado, basta estar un poco pendiente del “ebay” de los muebles para conseguir una maravillosa cama de Ikea de segunda mano, prácticamente nueva, por tan solo 20€. El gran inconveniente es subir a un quito piso sin ascensor. Como consecuencia, unas ventanas sobre el tejado, en pendiente, a modo de buhardilla, sobre las que caía la lluvia y se acumulaba de nieve. Desde mi cama se ve llover, nevar, o el cielo despejado, y en verano supongo que podré incluso tomar el sol. Comienza la segunda etapa en Berlín.

Reencuentros y despedidas

Poco a poco, a lo largo de estas tres semanas, al igual que yo, todo el mundo ha ido llegando a Berlín. Unos antes, otros después, pero hay que volver a las clases. El periodo de vacaciones aquí no es igual que en España. Ni hay reyes magos ni cosas por el estilo. Aquí el día 4 de enero todo el mundo a clase, aunque realmente casi ningún Erasmus, al menos los españoles, estuvimos aquí para esa fecha, incluso hubo quien volvió a España de vacaciones una vez empezado el curso.

En clase, en la mensa (comedor universitario), en la biblioteca, en alguna discoteca, en alguna fiesta…los reencuentros se sucedían, volvíamos a la vida normal. Realmente no tan normal, la navidad fue un punto de inflexión a partir del cual algunos se han ido separando un poco. Ahora ya no nos movemos veinte españoles juntos a todas partes, lo cual en parte es bueno, ya que tanta gente llegaba a agobiar. La parte negativa es que los demás guiris también han cambiado un poco la rutina, buscando grupos un poco mas heterogéneos en cuanto a nacionalidad se refiere. Normal, tantos españoles juntos a veces nos pasábamos hablando demasiado español. Algunos, como Ash, incluso empezaron a entender algo.

Otro reencuentro, aunque no tan deseado, ha sido el del dueño de mi piso, que ya volvió de sus vacaciones. En la ciertamente desesperante búsqueda de piso incluso he llegado a plantearme quedarme viviendo con él resto del año, pero no, me niego. Con su vuelta también ha traído sus rarezas. Situaciones absurdas como verme recogiendo el lavavajillas y decirme que uso muchos platos para comer, o que gasto mucho detergente, o idioteces por el estilo han hecho que ni se me pase por la cabeza quedarme aquí.

Consecuentemente, mi hasta entonces compañero de piso, Fabian, se mudo el domingo. Tuvo suerte. Tras un tiempo buscando sin éxito, finalmente encontró piso justo el día que debía dejar el otro. Además de Fabian, también hubo despedida de mi casa. Algunos estuvimos allí cenando y tomando algo. Curiosamente, cuando íbamos a salir llegó Fabian y se vino de fiesta con nosotros. Y menuda sorpresa me tenía preparada: se puso a hablar español con mis amigos!!! 4 meses viviendo con él y lo único que me había dicho es que estuvo un tiempo en Chile, no que hubiera estado estudiando español!

Pero más significativo fue lo de Lorena, cuya estancia solo era por un semestre. Tras unos meses saliendo poco, se divirtió tanto este fin de semana que no podía dejar de arrepentirse por no haber intentado prolongar su estancia. El sábado fue su despedida “oficial”, día en que tocamos la mínima de temperatura: -17º. Era incomodo, pero yo seguía llevándolo relativamente bien, lo que no soporté fue comprar un kebap a las 5 de la mañana y que al salir a la calle se me quedara frío. En ese momento si odié el invierno con todas mis fuerzas.

El martes, la noche antes de que Lorena cogiera el avión de vuelta a Zaragoza, algunos fuimos a cenar con ella a un delicioso restaurante italiano donde nos llevo en coche su compañera de piso, Saskia. Mal día para coger el coche. El invierno se manifestaba plenamente. La mayor nevada que he visto hasta entonces junto a un fuerte viento desataron un temporal digno de película. Pero había que acompañar a Lorena.

Tras la cena, una cerveza más, y allí se quedaron en su casa, esperando, irremediablemente, las pocas horas que a Lorena le quedaban en Berlín. Hasta pronto mañica.

Buscando casa. Segunda parte.


Como ya comenté, buscar piso en Berlín no es algo divertido. Bueno, una vez lo has encontrado las anécdotas parecen divertidas, pero es algo que cansa bastante. Pues bien, aun así, me he puesto a buscar piso de nuevo.

Hasta ahora he estado viviendo muy bien, en un sitio céntrico, a un precio asequible, con un chaval joven, simpático (aunque alemán, con todo lo que eso supone en cuanto a relaciones sociales…) y que hemos llevado el piso bastante bien. Mi contrato, en principio, es hasta el 1 de abril, aunque por lo visto los planes del dueño del piso han cambiado y finalmente podría quedarme hasta septiembre.

Pero claro, pensar en lo bien que he estado hasta ahora y compararlo con que la semana que viene se va Fabian y vuelve el dueño del piso, ese hombrecillo de unos 40 y tantos años, tras sus extrañas vacaciones de 4 meses en Lagos y Tailandia, y sus rarezas en casa pues…no veo yo claro lo de quedarme aquí hasta final de curso. Se acaba lo de ir andando a Alexanderplatz, mirar la fernsehturm desde la ventana de la escalera o del Berlín oriental desde mi habitación, en un undécimo piso y tantas otras cosas buenas que tengo ahora, pero, ¿qué será lo nuevo que me encuentre?

Antes de volver a Berlín ya estuve buscando nuevo piso, sin resultado, como era previsible. Una vez aquí ya he conseguido citas para ver varias habitaciones, algunas más cerca, otras mas lejos, mas baratas, mas caras, mas grandes mas chicas…hay de todo. Solo había una que me gustó especialmente, aunque la combinación de transporte a mi campus no era muy buena, para ir al centro y al Sprachenzentrum si que lo era. Y además bastante amplia y barata, y muy simpático el chaval. Pero bueno, de nada sirve todo esto porque la respuesta fue negativa.

Al menos esta última semana ya he podido dedicarme completamente a este tema, ya que la anterior también tuve que compaginarlo con tiempo de estudio, pues hice el examen a distancia que tenía pendiente de Sevilla. Esperaremos el resultado.

Ahora solo queda seguir buscando tratando de encontrar algo esta ultima semana de mes. De lo contrario, tengo la opción de mudarme a casa de David por un tiempo, ya que su compañera de piso se ha ido y ahora vive él solo hasta final de febrero. La pega no es solo la incomodidad de hacer dos mudanzas, además es que uno de los “dormitorios” es el salón, donde nos quedamos resguardados del frío algunos días que no salimos. En definitiva, una solución a la que espero no tener que llegar.  

css.php