Primeras sensaciones

Aterrizaje en Berlín tras un cómodo viaje, esta claro que los aviones amplios y permisivos con el equipaje hay que pagarlos. Bus al hostal, cercano al aeropuerto, aunque no tanto como pensaba que estaría del centro. Las proporciones de Tiergarten engañan mucho.

Nada que hacer en la habitación…vamos a conocer Berlín, y a Blanca (y a Lucas y a Zurdo), primer contacto aquí. Pequeño paseo por una ciudad verde pero oscura, y algo descuidada. Pero ilusionante. Cena, cervezas, y poco más por hoy, que mañana toca madrugar…examen de nivel de alemán.

Mucha gente en el Audimax, lugar de la prueba, y por supuesto muchos españoles, como siempre. Al momento de llegar alguien se percata de mi camiseta de la Universidad de Sevilla (creo que Lara, Olga o Pablo), hablamos un poco, en voz más alta que la media, por supuesto, y más españoles se acercan al grupillo que se estaba formando, incluso un portugués.

Finalizado el examen, a la espera de la gente del siguiente turno, cerveza en la terraza de la cafetería bajo un sol muy apetecible, hay que aprovecharlo, que durará poco.

Todo un fin de semana por delante, más erasmus se van uniendo, aunque españoles casi todos, quizás 20 personas. Comenzamos en un bar de Preslauer Berg, no era gran cosa. El sábado, tras intento fallido de ver España, empezamos en un italiano y acabamos en Café Zapata, gran discoteca de la casa okupa de Oranienburger Str.
Pero no todo es conocer gente y salir, queda un importante asunto entre manos: la tediosa búsqueda de piso, que inicialmente sigue sin dar demasiados resultados. Además, en los tiempos muertos durante el fin de semana…algo de turismo: Mauer Park, Brandenburger Tor…poco más, ya habrá tiempo de dedicarse a ello más a fondo.

Lucas y Zurdo vuelven a España, Blanca se muda a mi hostal. Lunes: comienzo de clases de alemán.

Deja un comentario

css.php